GRANDES FARMACIAS SE ‘COMEN’ A LAS LOCALES

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 0 Flares ×

 

 La voraz competencia de grandes cadenas farmacéuticas que se han establecido en Coahuila, ha orillado a que poco a poco, vayan desapareciendo los negocios locales  y dejando fuera a los farmacéuticos saltillenses.

Con el paso del tiempo, la ciudad se inundó de sucursales de grandes compañías a nivel nacional, lo que ha ocasionado que muchas familias ya no tengan el sustento, debido a que se dedicaban a la venta de medicamento desde generaciones anteriores.

Es el caso de don José Solorio Gutiérrez, cuya experiencia de 40 años en el mercado, no le ha bastado para afrontar los precios que resultan inalcanzables para ofertar a los clientes. Así como lo hacen las grandes cadenas que llegaron para quedarse.

Èl es propietario de la Farmacia Solorio,  uno de los dos establecimientos que quedan de la desaparecida integradora llamada FUSA que contaba con 20 socios, pero ahora solo quedan dos: la Farmacia La Perla y la Solorio

Actualmente, hay muchos comercios dedicados a la venta de genéricos intercambiables que también compiten con las grandes cadenas de las que se tienen hasta 10 o 12 sucursales por ciudad, apabullando a las locales.

“Algunas farmacia que eran familiares desaparecieron por el crecimiento de los hijos, que ya profesionistas se dedican a otra cosa y se pierde el interés en el negocio, además de la llegada de las grandes cadenas”, explicó.

El comerciante sostuvo que las farmacias locales solo están sobreviviendo, ya que ante las decenas de farmacias de los grandes emporios, esto se ha convertido en un negocio que ya no es redituable.

La Farmacia La Perla ubicada en las calles Moctezuma y Colón, así como la Solorio, instalada en la calle de Abasolo,  son las únicas dos sobrevivientes de la integradora FUSA.

“Las grandes cadenas ya se han apoderado del mercado farmacéutico”, lamentó don José Solorio, quien ha visto cómo ha ido ganando terreno la industria farmacéutica en la región.

 

QUIEREN HACER COMPETENCIA

En su búsqueda por sobrevivir, algunos  farmacéuticos locales han optado por ser más competitivos y manejan productos genéricos. Introducir este tipo de medicina es más redituable ya que es el que en la actualidad, tiene mayor demanda que el de marca por la accesibilidad de su precio.

“Pero competir con las grandes cadenas es muy difícil porque el volumen de compras de ellos es muy alto, además del descuento que aplican ellos a los clientes está por arriba de lo que uno puede ofrecerle a ellos. Por eso las grandes cadenas se han apoderado del mercado farmacéutico”, advirtió don José Solorio.

Los comercios más importantes del ramo que se han establecido en la ciudad son sucursales de las farmacias Guadalajara, Benavides, las del Ahorro e incluso, las de tiendas departamentales como Soriana, pero la que ha causado más dolor de cabeza, es la primera mencionada.

“Con las Similares, estamos más o menos al mismo nivel de competitividad con ellos; no manejamos los mismos laboratorios que ellos, pero si los mismos productos genéricos intercambiables”, abundó al respecto.

Para continuar en el mercado seguirán trabajando con la misma línea de productos pese a las dificultades que enfrentan, pues uno de los puntos a favor que los mantiene es el servicio personalizado, lo que no hay en las grandes cadenas, pues solo se preocupan por el personal y no cuentan con la trayectoria de 40 años que tiene este comercio farmacéutico local.

Basta recorrer las calles de la ciudad, para darse cuenta que en Saltillo, hay decenas de sucursales de grandes farmacias que llegaron para quedarse y que, no solo venden medicamento, sino que  cuentan con otros productos alimenticios y del hogar que sirven como atractivo a las familias.

 

CRUDA REALIDAD

Jorge Tafich, presidente de la Cámara de Comercio de Saltillo aseguró que este tema es complejo ya que aunque se cuenta con algunos socios, no son suficientes por la competitividad que hay en la ciudad con las grandes cadenas.

“La mayoría de las farmacias que se tienen son nacionales o hasta internacionales, e incluso ya vemos farmacias adentro de los centros comerciales, con consultorios y hasta en los hospitales”, comentó el empresario.

Tafich aseguró que las grandes cadenas se están comiendo a las farmacias locales que no pueden competir ni con el volumen de los productos que se adquieren ni con los precios.

Señaló que estos negocios llegan a la ciudad desde que se eliminó la obligatoriedad de pertenecer a una cámara (de comercio) por lo que ahora es voluntario.

Sucede que las grandes cadenas raramente se afilian a la Canaco pues estas lo hacen en la Ciudad de México o donde tengan su corporativo y no en cada ciudad donde tienen una sucursal.

“Están cubriendo una necesidad que existe como es la consulta económica en distintas partes de la ciudad y la de ayuda a la población, con variedad de medicamentos y marcas propias con precios competitivos”, mencionó.

Con ello, dijo, también cubren una necesidad de salud que se requiere y que no puede otorgarse en otras instancias.

Así, señaló que hay muy pocas farmacias locales y predominan hoy solo las cadenas que pueden dar estos servicios que, de alguna manera demanda la comunidad.

email
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 0 Flares ×